Cáritas - Socio caritativa.

Marzo 16, 2016.

El Pbro. Rubén Sánchez Olmos es el encargado de la Pastoral Social.

Objetivo: Contar con un equipo promotor que anime la pastoral socio caritativa en la II Vicaría, que conoce y aprovecha los recursos existentes en los Decanatos y Parroquias; dinamiza desde un plan estratégico que pone en marcha los valores Cáritas y fortaleciendo la estructura de la animación social de la Pastoral, aplicando las técnicas referentes a asistencia, promoción y cambio social, de personas y comunidades, tanto en ámbitos eclesiales como civiles.

SERVICIOS:

-Formación de formadores para llevar a cabo las cáritas decanales y parroquiales.

-Cursos y talleres de Pastoral Social; Promotores solidarios de adultos Mayores; Brigadas de Seguridad y Rescate; Relación de Ayuda y Escucha; Guardianes de la Creación.

– Campaña de sensibilizacion intinerante sobre la MISERICORDIA.

-Promover acciones concretas a favor de los más necesitados.

I.- LA PASTORAL SOCIO CARITATIVA EN LAS PARROQUIAS.


La caridad de Cristo nos apremia (2Cor 5,14) a vivir para Él y con Él el servicio a los hombres y mujeres de nuestro tiempo. La Iglesia, misterio de comunión, tiene la misión de significar y actualizar el amor de Dios en el mundo y en diálogo con Él. El anuncio del Evangelio del reino de Dios y la acción en favor de los pobres, los enfermos, los encarcelados, los migrantes, los perseguidos por la injusticia son inseparables en la misión del Señor y de la comunidad cristiana.

El II Sínodo Arquidiocesano , al hablar de los medios idóneos para la evangelización, señala en primer término el TESTIMONIO , cuyo lenguaje ,basado en las obras de asistencia y promoción del ser humano en situaciones de vulnerabilidad o críticas, así como en iniciativas de transformación social para perfeccionar estructuras o instituciones, es accesible e incluso motivador para todo tipo de personas, aún aquéllas que se han alejado de la fe, profesan otra religión o ninguna. El proceso Misionero Arquidiocesano, para que realmente llegue a los diferentes ámbitos de nuestra gran Ciudad, debe tomar en cuenta la Pastoral Socio Caritativa como elemento constitutivo del mismo y no como algo secundario, accidental u optativo. Cuando la evangelización se ha ido realizando en fidelidad a Cristo y su Palabra, necesariamente las personas se preguntan: ¿qué debemos hacer para manifestar nuestra fe? (Cf. St 2,14 ) . Es en este momento cuando la Comunidad Parroquial tiene que ser guiada prudentemente por sus Párrocos para que empiece a organizarse e ir dando respuesta a las necesidades materiales, espirituales, psicológicas, etc. del entorno. La Iglesia Diocesana nos ofrece la valiosa experiencia del actuar cristiano, a través de la PASTORAL SOCIO CARITATIVA que, en síntesis, es la evangelización desde la acción.

Con un pequeño número de laicos suficientemente evangelizados y deseosos de hacer algo en bien de los demás, podemos constituir una instancia coordinadora y animadora de la Pastoral Socio-Caritativa que, bajo la dirección del Párroco, haga posible dinamizar el testimonio de la CARIDAD propio de la comunidad.

Sus tareas son:

-Ayudar a toda la Comunidad a poner a la Caridad en el centro del Testimonio y de toda la vida cristiana.

-Ayudar a superar, tanto el asistencialismo como la indiferencia hacia las demandas humanas, para abrirse a la Caridad evangélica auténtica.

-Promover procesos educativos que vayan favoreciendo el pasar de los gestos ocasionales de caridad, a la opción de vivir una vida en la que se comparte.

-Suscitar propuestas reales que favorezcan la unión vital entre el anuncio de la Palabra, la celebración de los Sacramentos y el testimonio de la Caridad.

-Impulsar, en colaboración con los diferentes sectores de la Pastoral, procesos formativos para que en cada grupo o agentes parroquiales, acepten y vivan el testimonio de la Caridad, según su propia especificidad y de acuerdo a sus diferentes necesidades.

-Promover el Voluntariado y apoyarlo a fin de que pueda renovarse sin caer en rutinas, sino prestando siempre atención profética a las personas más frágiles de la Comunidad.

“Al descubrir que Dios los ama, los seres humanos llegan a comprender su propia dignidad trascendente, aprenden a no estar satisfechos consigo mismos sino a encontrar a su prójimo en una red de relaciones que son más que nunca auténticamente humanas” (Compendio Doctrina Social de la Iglesia No. 4).

INCULTURAR EL EVANGELIO en las CULTURAS DE LA CIUDAD: Adecuación de la Pastoral de Socio Caritativa según el TIPO DE PARROQUIA.


El amor, si no crece, se marchita y debilita, está amenazado de muerte. Sin escucha y discernimiento, la caridad eclesial no responderá a la historia cambiante de un mundo cada vez más complejo, plural y globalizado. La Iglesia Católica en la Ciudad de México quiere dialogar con el mundo para mejor discernir las llamadas de Dios a través de los pobres, para mejor servir a Cristo en ellos. Nos alegra profundamente la generosidad de personas e instituciones no eclesiales, que trabajan por lograr un orden económico más justo, humano y fraterno. Con ellas estamos dispuestos a caminar, pero desde la identidad y misión dadas por el Señor a su Iglesia: Introducir la fuerza del Evangelio en el corazón de personas, pueblos y culturas.

En esto consiste inculturar el Evangelio: introducir la fuerza del Evangelio en el corazón de personas, pueblos y culturas y esto exige renovarse en el ardor y la manera de anunciar a Jesucristo a los hombres de nuestro tiempo, así debemos adoptar los caminos y métodos más apropiados para hacer presente el amor de Dios en el panorama actual de la pobreza y de los pobres:

“Es la hora de una nueva ‘imaginación de la caridad’, que promueva no tanto y no sólo la eficacia de las ayudas prestadas, sino la capacidad de hacerse cercanos y solidarios con quien sufre, para que el gesto de ayuda sea sentido no como limosna humillante, sino como un compartir fraterno”. (Juan Pablo II Novo millennio ineunte No. 50 )

La acción de nuestras comunidades parroquiales a favor de los últimos debe nacer de la escucha de la voz de Dios en las situaciones de pobreza, de contemplar el rostro del Señor en los rostros concretos de los pobres. El creyente vive el servicio como un acto de docilidad, obediencia y colaboración con el Espíritu, padre de los pobres. No se trata de imponerles nuestro servicio, sino de discernir en sus vidas y gritos, cómo el Señor quiere ser servido. De ahí brota la necesidad de poner en marcha procesos de discernimiento para que la acción caritativa y social de la Iglesia.

La escucha y el discernimiento del Evangelio y de la voz de los pobres harán posible que nuestras programaciones pastorales aúnen la primera caridad, la del anuncio de la Buena Nueva de Jesucristo, con el testimonio de la pobreza y de la acción en favor de los excluidos. La caridad de las obras corrobora la caridad de las palabras. Para que los pobres se sientan como en su propia casa, la Iglesia sabe por experiencia multisecular que debe seguir las huellas de su Señor pobre en el servicio. El amor de Cristo se expresa, ante todo, despojándose de su manto y lavando los pies de los discípulos como un esclavo. La Iglesia está destinada a desarrollar las virtualidades de este amor divino. El Espíritu Santo suscita en el transcurso del tiempo nuevos carismas y formas de servicio a los pobres, a los enfermos, a los encarcelados, a los migrantes, a los oprimidos por la injusticia, con el fin de desarrollar la misión de la Iglesia en el mundo.

La Pastoral Socio Caritativa puede responder a las diferentes necesidades pastorales de acuerdo al tipo de parroquia. Podríamos agrupar en cuatro grandes apartados nuestras parroquias y sus realidades e intentar posibles soluciones a los serios problemas que enfrentamos:

1.- La Pastoral Socio Caritativa en parroquia que no existen grupos y movimientos, solo culto, religiosidad devocional y sacramentos.

2.- La Pastoral Socio Caritativa en parroquias fragmentadas con movimientos no integrados.

3.- La Pastoral Socio Caritativa en parroquia con movimientos laicales o diversidad de grupos integrados a un proceso evangelizador parroquial.

4.- La Pastoral Socio Caritativa en parroquia con comunidades auténticamente misioneras, nacidas de una Evangelización Integral.

La acción socio – caritativa se caracteriza, ante todo, por la gratuidad. Es una dimensión propia e irrenunciable de la actualización del amor divino. Dios no hace acepción de personas. En sus entrañas paternas lleva grabado de manera especial a sus hijos alejados, encarcelados, enfermos, perseguidos y pobres. Su amor gratuito no busca otra cosa que el bien de aquellos a quienes ama.

Nuestra caridad cristiana no se agota en unos servicios, es una manera de estar con los pobres, los enfermos, los encarcelados, los migrantes, los perseguidos por la injusticia, de compartir sus vidas y servirlos en su vocación y misión en el mundo. Es preciso velar para que las organizaciones caritativas y sociales de las parroquias contribuyan de manera eficaz al impulso de la caridad en los fieles católicos. Esta caridad incluye también desarrollar una cultura de la solidaridad y comunión fraternas, la denuncia de las injusticias y la defensa de los más vulnerables de la sociedad.

MECE

Ministros extraordinarios de la Comunión Eucarística (MECE).

Mayo 28, 2016.
El Padre encargado de la Comisión de MECE es el Pbro. Paulo Oswaldo Hernández Barrera. Ministros... leer más.

Salud

Pastoral de la Salud.

Mayo 28, 2016.
La enfermedad, sobre todo cuando es grave, pone siempre en crisis la existencia humana y... leer más.

Subsidios

Secciones de interés

AvisosPastoralgaleria parroquia
contactanos




He leído y acepto los términos y condiciones del aviso de privacidad.



escribenos
Aviso de privacidad.
comunicacion@segundavicaria.org.mx
T. (55) 5515 8675 / 76 / 77
Horario de atención: Lunes a viernes de 9:00 a 15:00 hrs.
Dirección: José Ceballos No. 1, Col. San Miguel Chapultepec, Ciudad de México C.P. 11850



© 2017 Segunda Vicaría. Todos los derechos reservados.

BeemindMarketing